invernaderos-almeria-aereo2

03/12/2015.- Un estudio realizado por el científico y profesor de la Universidad de Almería Pablo Campra, publicado por la revista “Environmental Science & Technology” (ES&T) demuestra no sólo que no fomentan el calentamiento global, sino que muy al contrario, precisamente contrarrestan ese calentamiento, provocando un descenso medio de las temperaturas máximas mediante la reflexión de la luz solar. En disonancia con la multitud de ataques que recibe la agricultura de invernadero, esta investigación supone un nuevo apoyo científico y de imagen mundial a los notables esfuerzos para mejorar la sostenibilidad ambiental del modelo almeriense de agricultura protegida.

Hortoinfo.- Después de que en un diario de tirada nacional, con el hecho de que en París se celebre la cumbre del clima como excusa, se acusara a los invernaderos de Almería –en concreto a los de El Ejido- de ser los causantes de la desertificación de España y de “la humillación del paisaje” y de no sé cuántos males más, desde Hortoinfo queremos salir en defensa de esta actividad económica, eso sí, argumentando con datos y con referencias científicas.

El artículo de referencia (Diario EL PAÍS, título “Gacelas bajo la Alcazaba de Almería”, autor Íñigo Domínguez, fecha de publicación 02/12/2015) muestra algunas inexactitudes e imprecisiones, como la de atribuir al término municipal de El Ejido una extensión de 30.000 hectáreas de invernadero (algo más de las que existen en toda la provincia de Almería) o de esa otra alusión a que los invernaderos pueden quitarse de un sitio y cambiarlos de lugar, una vez que “han desertizado el suelo”.

Pero, afortunadamente, nada hay más lejos de la realidad que lo que se pretende hacer creer en el artículo citado. Los invernaderos que proliferan por el sudeste español y sobre todo los de Almería –los de El Ejido incluidos- por ser en su “Comarca del Poniente” donde se da la mayor concentración, no sólo no fomentan el calentamiento global como indica el artículo de El País, sino que muy al contrario, precisamente contrarrestan ese calentamiento, como demuestra el estudio realizado por el científico y profesor de la Universidad de Almería, Pablo Campra.

En ese estudio, mediante la aplicación de un modelo físico-informático se revela que los cultivos intensivos son capaces de generar un enfriamiento de la temperatura local mediante la reflexión de la luz solar por las cubiertas plásticas. Los resultados de ese estudio fueron publicados en la revista “Environmental Science & Technology” (ES&T).

El estudio de Campra pone de manifiesto que esa reflexión de la luz solar genera un descenso medio de las temperaturas máximas en verano de más de 0,4 grados centígrados, pudiendo llegar a ser superior a los 1,3 grados en los días muy calurosos, lo que Campra denomina como “efecto albedo”.  Según los datos contrastados por Campra, obtenidos en el año 2008 en dos fincas de investigación situadas en la comarca del Poniente Almeriense, las temperaturas medias anuales de esta comarca agrícola no sólo no habían aumentado en los últimos 30 años, sino que mostraban una acusada tendencia al enfriamiento por década de -0,3 grados. El estudio realizado por el profesor Campra no sólo confirma que esa tendencia al enfriamiento se mantiene en la actualidad, sino que además ofrece una explicación geofísica del fenómeno basada en un modelo climático, que ha sido elaborado mediante el empleo de potentes supercomputadoras del Departamento de Energía de los Estados Unidos, durante una estancia que el profesor Campra ha realizado en el Lawrence Berkeley National Laboratory, de la Universidad de Berkeley, en California (EE.UU.).

Las supercomputadoras del Lawrence Berkeley National Laboratory disponen de una enorme potencia de cálculo, equivalente a 10.000 ordenadores en línea, necesaria para realizar modelos de alta complejidad como es el sistema climático terrestre.

La investigación del profesor Campra ha tenido el apoyo del Departamento de Energía de los Estados Unidos, donde ha despertado gran interés el fenómeno del enfriamiento por reflectancia de la superficie en Almería, dado que su aplicación a áreas metropolitanas mediante el blanqueo de techos y pavimentos permitiría reducir considerablemente las temperaturas veraniegas, el consumo energético y la contaminación.

En disonancia con la multitud de ataques que recibe la agricultura de invernadero, esta investigación supone un nuevo apoyo científico y de imagen mundial a los notables esfuerzos para mejorar la sostenibilidad ambiental del modelo almeriense de agricultura protegida, cuyos agricultores han sabido responder a la demanda de los consumidores de productos saludables, respetuosos con el medio ambiente en general, y con el clima del planeta Tierra en particular, cultivando las hortalizas mediante sistemas naturales, empleando insectos para luchar contra las plagas en lugar de pesticidas, reciclando no sólo los plásticos, sino también los restos de cultivo para obtener otras materias y, en fin, desarrollando una actividad económica, mediante el más social de los sistemas como es la agricultura familiar, de un modo sostenible y en consonancia con el medio ambiente.

Las cifras de Almería

De esta respetuosa forma, los invernaderos almerienses han conseguido en la última campaña unas cifras récord, como que en sus 29.597 hectáreas de invernadero, que sus agricultores han convertido en 53.720 hectáreas de cultivo gracias al doble ciclo, han producido 3.228 millones de kilos de hortalizas (más sandía y melón) sanas y saludables, generando un valor directo para las familias de los agricultores de 1.774 millones de euros. De ellos, 2.010 millones de kilos se dedicaron a la exportación, aportando a la balanza comercial española unos ingresos de 1.859 millones de euros.

El estudio

 Este trabajo de investigación ha sido dirigido durante el año 2007 por el profesor de la Escuela Politécnica Superior doctor. Pablo Campra Madrid.

Ha sido publicado el 23 de septiembre de 2008 en la prestigiosa revista Journal of Geophysical Research, editada por la American Geophysical Union, bajo el título “Tendencia al enfriamiento superficial y forzamiento radiativo negativo debido al cambio de uso del suelo hacia la agricultura de invernadero en el sureste de España”.

El estudio consta de dos partes. En la primera estudia la evolución en las últimas décadas  de las temperaturas medias anuales de tres estaciones meteorológicas provinciales: aeropuerto de Almería (INM) y dos del Poniente Almeriense: la Mojonera (IFAPA) y Las Palmerillas (CAJAMAR). Seguidamente se comparan estos datos con estaciones del INM usadas como controles, esto es, lejos de la influencia directa de los invernaderos almerienses. Para ello se eligieron las estaciones del INM en los Aeropuertos de Málaga, Granada y Murcia-San Javier.

Sobre Hortoinfo

Hortoinfo es un medio de comunicación

totalmente independiente, realizado por profesionales del periodismo con hondas raíces en la agricultura. También la empresa editora, Edican Media, S.L. es una modesta iniciativa compuesta por personas vinculadas a la información y producción de hortalizas, sin vínculos a grandes grupos empresariales ni con dependencia de corporaciones o grupos de presión. Más información en el apartado Quiénes somos

Contactar

Contacto

contacto@hortoinfo.es
950 343 528

Redes sociales

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Ver política