OPINIÓN

Treinta años de adhesión a la UE

Por Francisco Vargas

Presidente de ASAJA Almería

FRANCISCO-VARGAS-2Para el sector de las hortalizas y las frutas, la incorporación de España a la Unión Europea (Comunidad Económica Europea en aquel momento) fue un paso decisivo. El autor de este artículo realiza un análisis sobre las repercusiones que la incorporación de España a las Comunidades Europeas tuvo para el sector productivo hortofrutícola almeriense, tanto en la rama de la producción propiamente dicha, como en la comercialización y distribución.

OPINIÓN

Treinta años de adhesión a la UE

Por Francisco Vargas

Presidente de ASAJA Almería

FRANCISCO-VARGAS-2Para el sector de las hortalizas y las frutas, la incorporación de España a la Unión Europea (Comunidad Económica Europea en aquel momento) fue un paso decisivo. El autor de este artículo realiza un análisis sobre las repercusiones que la incorporación de España a las Comunidades Europeas tuvo para el sector productivo hortofrutícola almeriense, tanto en la rama de la producción propiamente dicha, como en la comercialización y distribución.

Para muchos ha pasado desapercibido pero la realidad la marca el calendario, el pasado 12 de junio se cumplieron 30 años de la firma del acuerdo de adhesión de España a la entonces Comunidad Económica Europea. Este acuerdo aportó a España muchos beneficios, y sobre la balanza pesan más los aspectos positivos que los negativos tal y como reconocen la inmensa mayoría de los españoles.

Fue el Gobierno de la transición presidido por el entonces presidente Adolfo Suárez el que solicitara  la pertenencia a la CEE, formada en aquel entonces por nueve estados. Esta adhesión  era  clave para impulsar la recuperación  económica de España y afianzar una democracia que estaba en permanente coacción  por los simpatizantes del Régimen. Posteriormente en 1979 se inician las primeras negociaciones prolongándose durante seis largos años en los que los españoles tuvieron que cumplir con los requisitos exigidos por los miembros de la CEE, esencialmente en lo referente a los derechos humanos y en las libertades fundamentales. Como cumbre a este proceso, Felipe Gonzalez, presidente del gobierno de España, firma el tratado de adhesión en Madrid aunque su entrada en vigor la tendría el 1 de enero del año siguiente.

Este hecho fue trascendental para España que disfrutó  del  mayor  desarrollo económico de la Comunidad logrando los mejores índices de crecimiento de los países miembro. También incitó a la  constitución de  un consumado  proceso de liberalización, apertura y racionalización de la economía española que provocó grandes cambios en todo el territorio.

Para los productores y comercializadores almerienses este paso supuso el gran cambio de la economía de nuestra provincia. Las recién creadas cooperativas de agricultores y los grupos de exportación eliminaron intermediarios para llegar hasta los mercados europeos, pero lo más importante es que con este proceso también se eliminaron las barreras arancelarias a las que estaban sujetos  nuestros productos por lo que se inició una etapa donde el agricultor recibía una mayor remuneración por la venta del producto.

Con una mejora sustancial en la rentabilidad de las explotaciones, la compra de nuevos terrenos para cultivar y hacer invernaderos era cada vez más demandada, las entidades financieras, especialmente Cajamar, facilitaba a las familias la financiación externa para hacer las inversiones, la mayoría de las veces sin más aval que las manos del matrimonio que las solicitaba. Sin darnos cuenta estábamos ante la expansión más importante de la producción y comercialización almeriense. Este proceso duró hasta la crisis del 1992 donde se produjo una ralentización de la economía agraria,  los tipos de interés llegaron al 20% y comenzó la escalada de los inputs pero aún así, el primer sector de la economía almeriense no dejó de crecer.

Poco a poco los españoles nos fuimos adentrando en las políticas de la UE (Unión Europea)  y con ello se iniciaron  procesos  que permanecen en nuestros días, entre ellos la entrada en vigor de las ayudas a la Política Agraria Común también conocida como PAC, de los fondos estructurales o a la transferencia de I+D. Sólo las ayudas de la PAC suponen el 66% del presupuesto de la UE y España ha recibido en este periodo más de  125.000 millones para tal fin.

Almería recibe cada año más de 100 millones de euros en estas ayudas, entre directas, programas de desarrollo rural, fondos estructurales e I+D, con ellos se está contribuyendo a modernizar las empresas comercializadoras, las explotaciones agrarias, a incorporar jóvenes a la actividad agraria, a favorecer el relevo generacional, a mejorar la calidad de los productos, a cuidar el medio ambiente,  a modernizar los regadíos, a mejorar las infraestructuras, etc.

En definitiva, tras estos 30 años en que la CEE de los 9 se ha convertido en la UE de los 28 Estados Miembro nosotros hemos crecido a un ritmo vertiginoso y también, al igual que nuestra agricultura no está exenta de problemas, la UE pasa por momentos difíciles pero aun así “Europa nos da más de lo que nosotros le damos”, y yo al menos soy un gran defensor de esta entidad geopolítica y económica.

Sobre Hortoinfo

Hortoinfo es un medio de comunicación

totalmente independiente, realizado por profesionales del periodismo con hondas raíces en la agricultura. También la empresa editora, Edican Media, S.L. es una modesta iniciativa compuesta por personas vinculadas a la información y producción de hortalizas, sin vínculos a grandes grupos empresariales ni con dependencia de corporaciones o grupos de presión. Más información en el apartado Quiénes somos

Contactar

Contacto

contacto@hortoinfo.es
950 343 528

Redes sociales

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Ver política